Sentencia Definitiva nº 118/2017 de Tribunal Apelaciones Trabajo 4ºt, 26 de Abril de 2017

PonenteDra. Sylvia Judith DE CAMILLI HERMIDA
Fecha de Resolución26 de Abril de 2017
EmisorTribunal Apelaciones Trabajo 4ºt
JuecesDra. Rita Beatriz PATRON BETANCOR,Dr. Adolfo FERNANDEZ DE LA VEGA MENDEZ,Dra. Sylvia Judith DE CAMILLI HERMIDA
MateriaDerecho Laboral
ImportanciaMedia

SENTENCIA DEFINITIVA Nº

DFA-0511-000159/2017 SEF—0511-000118/2017

TRIBUNAL DE APELACIONES DEL TRABAJO DE 4º TURNO

MINISTRO REDACTOR: DRA. S.D.C.H..

MINISTROS FIRMANTES: DRA. R.P.B., DRA. SYLVIA DE C.H.Y.D.A.F. DE LA V.M..

Montevideo, 26 de abril de 2017.

VISTOS EN EL ACUERDO :

Para sentencia definitiva de segunda instancia estos autos caratulados: BENITEZ, MARIO C/ ASOCIACIÓN ESPAÑOLA PRIMERA DE SOCORROS MUTUOS (A.E.P.S.M) – PROCESO LABORAL ORDINARIO (LEY 18572)” IUE: 0002-030168/2016 , venidos en apelación del Juzgado Letrado de Trabajo de la Capital de 3º Turno, a cargo de la Dra. M.I..

RESULTANDO :

1) La Sala acepta el relato de antecedentes procesales que se consignan en la sentencia apelada, procediendo al dictado de la presente.

2) Por sentencia definitiva de Primera Instancia Nº 84/2016, de fecha 22 de noviembre de 2016, se amparó parcialmente la demanda y en su mérito se condenó a la parte demandada Asociación Española de Socorros Mutuos a pagar al actor M.A.B. la suma de $ 363.339,87, por concepto de aguinaldo, indemnización por despido, daños y perjuicios preceptivos, multa más la actualización que se genere desde mayo de 2016 e intereses desde julio de 2016 hasta la fecha del efectivo pago. Asimismo, se desestimó lo reclamado por concepto de descansos intermedios y diferencias de reducción de salario. Costas a cargo de la parte demandada, sin especial condenación en costos (fs. 268-289).

3) El representante judicial de la parte demandada, interpone recurso de apelación contra la sentencia definitiva (fs.292-295 vto.), agraviándose sucintamente, en cuanto al rechazo de la causal notoria mala conducta, invocando que medió una errónea valoración de la prueba, lo cual conllevó la condena al pago de indemnización por despido y aguinaldo. Afirma, que quedó probado en autos, que el actor contaba con una serie de sanciones (más de medio centenar), anteriores a considerarlo incurso en notoria mala conducta, sanciones que se fueron imponiendo de manera progresiva por la demandada, lo cual no fuera tomado en cuenta por la recurrida al momento de evaluar la configuración o no de la mentada eximente. Con respecto a la inasistencia del actor el día fijado para el cierre del balance anual (inasistencia que determinó su despido), el hecho de que el referido balance hubiese sido realizado un día “franco”, no significa que la responsabilidad del trabajador sea menor, sino que lo especial de la tarea y el compromiso asumido agravan la responsabilidad.

4) Por Decreto Nº 2779/2016 de 8 de diciembre de 2016, se confirió traslado del recurso de apelación interpuesto (fs. 297), resultando evacuado a fs. 311-315 vto.

5) Por resolución Nº37/2017, de 2 de febrero de 2017, se tuvo por evacuado el traslado conferido, franqueándose la alzada (fs. 319).

6) Llegados los autos al Tribunal con fecha 30 de marzo de 2017, se señaló fecha de acuerdo y se dispuso el pase a estudio simultáneo de los Sres. Ministros de la Sala de conformidad con lo dispuesto en el art. 17 de la ley 18.572 en la redacción dada por el art. 6° de la ley 18.847 (fs.326).

CONSIDERANDO:

I) La Sala por la unanimidad de sus voluntades naturales irá a confirmar la sentencia apelada, por los fundamentos que seguidamente se expondrán.

II) La sentencia objeto de apelación, luego de exponer los conceptos más recibidos por nuestra doctrina y jurisprudencia sobre la eximente de notoria mala conducta (fs. 277 vto.-278 vto.), formula un análisis pormenorizado de los hechos que precedieron y motivaron el egreso del actor así, como las sanciones anteriores impuestas al mismo a lo largo de la extensa relación laboral que vinculara a las partes (fs. 277 vto.-286).

El estudio detallado y la correctísima valoración del cúmulo probatorio efectuado por la Sra. Juez de Primera Instancia (fs. 285 vto.-287), conducen a afirmar sin ningún tipo de hesitaciones, que la accionada no logró demostrar que el comportamiento del actor tanto en el hecho puntual que desencadena la desvinculación (inasistencia en día de realización de balance), como su actuación anterior, hayan revestido una gravedad tal, según conceptos manejados por la doctrina y jurisprudencia más recibidas en nuestro medio, como para merecer la máxima sanción, esto es, el despido sin indemnización.

De ahí que, a nuestro modo de ver, en aplicación de los principios de proporcionalidad y de gradualidad de la sanción –que la empleadora pretende desconocer o interpretar de una manera sui generis-, no asiste derecho a la apelante de poner fin al contrato de trabajo de su dependiente, sin abonar la indemnización tarifada, lo que conduce al rechazo de los agravios expresados por su parte.

En efecto, el art. 10 de la Ley N° 12.597 del 30.12.1958, dispone: "Todo trabajador que fuera despedido por notoria mala conducta, no tendrá derecho a indemnización por despido. El empleador deberá probar los hechos constitutivos de la notoria mala conducta." La Sala, en anteriores pronunciamientos, donde se discute la procedencia de la eximente de notoria mala ha citado y seguido los lineamientos de la doctrina y jurisprudencia más recibidas, que ante la falta de definición legal, debieron suplir la misma, realizando una labor de interpretación, dando una cantidad de pautas, llegando, al decir del Dr. S.P. delC., a una casuística mucho más afinada de lo que a primera vista puede parecer (Cfr. "Manual Práctico de Normas Laborales" , F.C.U., 1990, 11ª. ed., pág. 146). Se ha dicho: "Desde el punto de vista doctrinario, la mala conducta justificativa del despido aparece integrada por los mismos elementos de la noción legal entendida en su sentido natural y obvio. En particular se considera mala conducta toda especie de comportamiento culposo (y desde luego intencional) que apareja daño para el empleador o que de cualquier modo perturbe gravemente las condiciones de trabajo o lesione la reputación de la empresa. De acuerdo a nuestros Tribunales, se considera notoria mala conducta, todo acto del trabajador que lesione de una manera evidente los derechos del empleador o comprometa el orden interno del establecimiento (Cfr. "Anuario de Derecho Civil Uruguayo" , Año 1979, c. 561).

A los efectos de desarrollar el concepto, debe precisarse que la nota de la notoriedad requerida por el precepto legal es interpretada como referida no a su difusión sino a su evidencia. Como establece C.: "una mala conducta tiene la nota de notoriedad cuando conforme al consenso general una cierta conducta que ha sido probada, es calificada indiscutiblemente como mala, atento al medio en el cual se realizan los actos que la configuran" (Cfr. "Las leyes de 1944 sobre indemnización por despido" , pág. 73). Conceptos similares expresa De Ferrari: "No exige el legislador que sea una inconducta de la que se tenga noticia o conocimiento público, algo que por su evidencia haya trascendido al público convirtiéndose en un hecho sabido por todos. El legislador parece más bien haber querido aludir a una mala conducta que no admita discusión, empleando el término notoria por evidente, como resulta del examen del derecho comparado, lo que determina la pérdida del derecho es la naturaleza del hecho, y no su notoriedad" (Cfr. "Derecho del Trabajo" , vol. II, págs. 504 y 505). Por ende, la notoria mala conducta deber ser probada. Sintetiza P. delC.: "La expresión "notoria" que integra la frase elegida por el legislador no tiene el sentido procesal y adjetivo de cosa pública que hace innecesaria...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR