Un equilibrio de fuerzas

Didier Saint Georges (*)La confluencia entre la ralentización económica y el endurecimiento de las políticas monetarias que los mercados pasaron por alto durante demasiado tiempo en 2018 ya ha tenido lugar y ha pasado a ser una temática obsoleta.La ralentización económica prosiguió su curso y los bancos centrales, conscientes de la inminencia del peligro, continuaron suavizando su postura durante el mes de marzo. Los mercados de renta variable reaccionaron a este regreso a una senda orientada a lograr un mejor equilibrio de fuerzas, cerrando el mes en niveles muy similares a los que registraban a principios de marzo (+1,4 % para el índice Euro Stoxx 600, +1,1 % para el S&P 500 y +0,6 % para el MSCI World). > > Por su parte, la evolución de los mercados de renta fija evidencia la ausencia continuada de presiones inflacionistas y refleja con gran contundencia las malas noticias en el plano económico, lo que llevó aparejado el final del endurecimiento monetario. A caballo entre la esperanza que albergan algunos de que se produzca un marcado repunte económico «similar al de 2016» y el temor de otros a que nos adentremos irremediablemente en una recesión, los mercados bursátiles parecen adoptar un enfoque más modesto que contempla una actividad económica en proceso de estabilizarse en unos niveles mediocres, lo que justifica mantener unas políticas monetarias favorables. > > La ralentización económica mundial resulta incuestionable. Excluyendo a China, el crecimiento mundial sigue en fase de ralentización, y los indicadores adelantados del ciclo económico, especialmente los índices PMI manufactureros, siguen mostrando una orientación negativa a escala global. La debilidad de la actividad en los sectores industriales cíclicos, como los de semiconductores o automoción, sugiere que los ciclos de sustitución de los bienes de consumo duraderos se han alargado claramente. Con todo, la comprobación sobre el terreno efectuada el pasado mes por nuestros equipos confirma lo que indicábamos el mes pasado en relación con China: resulta innegable que seguimos estando lejos de la poderosa dinámica derivada del plan de estímulos de 2016, pero el gigante asiático debería ser capaz de lograr estabilizar su ritmo de actividad, sobre todo en el sector industrial. > > La reacción de los mercados de renta fija a esta coyuntura sin relieve ha sido contundente y viene motivada por la postura de gran prudencia adoptada por los bancos centrales. La caída de las tasas de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR