Soluciones represivas para problemas sanitarios

AutorRamiro Castro
Páginas16-25
SOLUCIONES REPRESIVAS PARA
PROBLEMAS SANITARIOS
Ramiro Castro
A veces parece que el universo, los astros, los planetas o los chacras se
alinearan de forma tal que todo confluye en el punto exacto de lo que alguna
vez deseamos; algo así pasa en ContraArgumento, pues mientras cumplimos
tres años destinados a informar con cierto sesgo crítico acerca de los
acontecimientos de la realidad, la pandemia nos sigue dando que hablar y las
cuestiones represivas también. O sea, justo en nuestro tercer aniversario, se
nos presenta la oportunidad de abordar un tema que se impone desde el
2020: la pandemia, pudiendo relacionarlo con los contenidos que han
ocupado una importante cantidad de páginas, tiempo y ediciones de la
revista, a partir del contenido publicado en otra con la que nos emparenta la
intención, a saber: la voluntad de hacer periodismo crítico y debatir en este
contexto paradojal marcado por la avasallante desinformación en la Era de la
información.
En el mes de abril, Aldo Mazzucchelli, difundió en la Revista Extramuros la
entrevista que le realizó Delfina Milder para el diario El País, que por su
extensión no pudo ser publicada completamente, siendo su eje central la
transmisión, calidad y legitimidad de la información brindada por los medios
masivos de comunicación acerca de la pandemia. La opinión del entrevistado
comienza destacando la existencia de una narrativa hegemónica sobre la
pandemia que define como circular, no demostrada, que se presenta como la
única posible y se mantiene (entre otras razones) por el costo político que
significaría para los movimientos políticos y/o financieros que la controlan,
abandonar el discurso sobre su magnitud y posibles soluciones (1).
Según Mazzucchelli, el control discursivo de la pandemia se construye
desde la «santificación del espacio médico», (2) esto es: circunscribir la verdad a
las conclusiones de la comunidad científica internacional o el GACH, que
contribuye a la desaparición de la crítica, al silenciamiento de las voces
discrepantes y por ende a la censura, que favorece el uso político de la
situación de emergencia sanitaria, que está siendo empleado (por ejemplo)
para obstaculizar la elaboración de un pensamiento propio a través del freno
de la libertad informativa, coartando simultáneamente otras libertades como
la de investigación, expresión, reunión y circulación, limitaciones a la que el
entrevistado les atribuye la capacidad de comprometer seriamente el espacio
democrático. (3)
AÑO IV / N° 33 / MARZO-ABRIL 2021
16

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR